El salario mínimo interprofesional (SMI) ha tenido su mayor subida en los últimos 30 años