Recuerde que si las circunstancias personales y familiares de un trabajador se modifican durante el año, su empresa le debe regularizar el tipo de retención.