Los Juzgados de Logroño condenan a las entidades bancarias a la devolución de los gastos de prestamos hipotecarios

Desde hace unos pocos meses los medios de comunicación comenzaron a temblar acerca de lo que se preveía iba a ser el siguiente cambio brusco en la relación entre clientes y entidades bancarias al respecto de los préstamos con garantía hipotecaria.

Así pues, como ya ocurriera con las cláusulas suelo, finalmente declaradas ilegales cuando se consideraban impuestas y abusivas y por tanto debiendo los bancos devolver el importe cobrado de más con las mismas, le llegaba el turno a los gastos originados con la formalización del préstamo hipotecario.

Y es que, cuando la Audiencia Provincial de Asturias, en su Sentencia de 17 de Febrero de 2017, ratificaba una Sentencia dictada el 13 de Diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Oviedo, el citado Tribunal dejaba claro que los gastos de Notaría, Registro de la Propiedad y de la gestoría impuesta por la entidad bancaria para la tramitación del préstamo debían ser abonados por la entidad bancaria.

La reacción de las entidades se limitó a manifestar que recurrirían esa decisión hasta el Tribunal Supremo si era necesario, y que no activarían un protocolo de devolución de gastos por el momento.

Ante tal tesitura, era de esperar que estos casos llegaran a la Comunidad Autónoma de La Rioja y así ha sido, siendo que con fechas 5 y 19 de Mayo de 2017 los Juzgados de Primera Instancia nº 3 y nº 6 de Logroño respectivamente, han dictado sendas Sentencias en las que dejan clara su postura a favor de la devolución de la mayoría de estos gastos.

El caso

Como en todos estos supuestos de hecho, la demanda la interpone un particular que en su día solicitó un préstamo para la compra de su vivienda dejando la misma en garantía hipotecaria, lo que comúnmente conocemos como hipoteca. La escritura pública de constitución de dicha hipoteca contenía una serie de cláusulas entre las que figuraba la relativa a los gastos, la cual era clara en el sentido de que la práctica totalidad de los gastos inherentes a la formalización de la hipoteca eran de cuenta del prestatario, esto es, los pagaba el particular y no el banco.

Estos gastos eran los de Notaría, Registro de la Propiedad, Gestoría impuesta por el banco para la tramitación del préstamo e Impuesto de Actos Jurídicos Documentados entre otros de menor relevancia.

Los Jueces logroñeses, en línea con lo que ya dijeran los Magistrados Asturianos lo tienen claro: Si las cláusulas de imposición de gastos se fijan por el banco sin que el particular pueda discutirlas ni negociarlas se está ante condiciones generales de la contratación de carácter abusivo y por tanto nulas, esto es, ilegales, por lo que deben eliminarse dichas cláusulas del contrato.

La eliminación de las referidas cláusulas de gastos supone ni más ni menos que el Banco en cuestión debe reintegrar dichos gastos asumidos por los particulares a los mismos, con intereses.

Los gastos

Como hemos apuntado antes, los gastos que los Juzgados de Logroño (al igual que los Juzgados y Tribunales Asturianos) ordenan devolver a los prestatarios no son otros que los de Notaría, Registro y Gestoría. No corre la misma suerte los gastos del impuesto de Actos Jurídicos Documentados o AJD, y ello porque dicho impuesto según la Ley que regula el mismo debe pagarlo el prestatario, por lo que la cláusula que imponga su pago al particular es perfectamente legal.

Ello determina que no se impongan las costas del Juicio al banco, puesto que la Demanda no se estima totalmente, al excluirse de la misma los gastos de AJD.

No obstante, sobre este concreto aspecto la polémica no está clara y es de esperar que se sigan reclamando hasta que las Audiencias Provinciales (en este caso la de La Rioja) y en última instancia, el Tribunal Supremo o incluso el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncien al respecto.

De la misma forma, al no haberse pronunciado el Tribunal Supremo sobre este aspecto, cabría la posibilidad de que las tornas cambiaran y que las distintas Sentencias dictadas por los órganos judiciales españoles fueran revocadas, si bien es una posibilidad que aunque existente, consideramos poco probable.

¿Qué hacer ahora?

Si usted ha suscrito un préstamo hipotecario desde Bujarrabal Asesores le animamos a contactar con nosotros y reclamar los gastos sufragados con su hipoteca, siempre y cuando el préstamo siga vivo, esto es, no haya terminado usted de pagarlo, o no hayan pasado cuatro años desde que dicho préstamo finalizó, pues ese es el plazo a partir del cual la ley no permite reclamar los referidos gastos, también conocido como plazo de prescripción extintiva de la acción.

Si este su caso, llámenos al 941 54 51 54 o escribanos un email a info@bujarrabal.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>